jueves, 29 de noviembre de 2007

MARCO TEÓRICO

Los graffiti
El principal objetivo, el que impulsa a los escritores a pintar en las paredes, trenes o similares, es la necesidad común a cualquier tipo de arte: la necesidad de expresar con la suma de la razón: la búsqueda de reconocimiento, salir del anonimato, de la masa, dejar constancia en nuestro paso por el planeta tierra.


Función territorial
La función territorial dentro de las grandes ciudades constituye otra causa (la gran urbe contemporánea que no se siente como propiedad sino como propiedad del individuo).
Los escritores en sus inicios del writing en Nueva York, escribían en ocasiones el nombre de gangs (bandas callejeras violentas-9 para delimitar el territorio de éstas, ganándose de paso la protección de las mismas. Es el mismo acto (aunque con otros parámetros) que el que muchos animales usan dejando su marca en un determinado territorio para mostrarlo como suyo. Del mismo modo, muchos escritores deciden especializarse en una zona o en una línea de metro que la consideran como suyo.

La pregunta eterna
¿Arte o vandalismo? Esta cuestión es un círculo vicioso. El graffiti ¿crea o destruye? Es cuestión del punto de vista del que queramos verlo, es como el dilema filosófico del vaso de agua por la mitad ¿está medio lleno o medio vacío? El graffiti siempre va acompañado de su condición transgresora, extra limitada, destructiva, combativa… en realidad es éste el carácter que constituye su esencia: la ilegalidad. Bien podemos llamarlo vandalismo, pero tampoco hay que ver más allá de donde es. No un problema tan grave y no es excusa para las cantidades de dinero que se emplean en su erradicción. Con lo que identificamos 2 partes del graffiti: graffiti legal (arte) y graffiti ilegal (vandalismo).


Prueban pintura anti-graffiti de la UNAM
Cd de México (22 de noviembre 2001).- pablo pascual lavalle, subdirector de imagen urbana en la delegación Cuauhtémoc, informó este jueves que en esa demarcación ya se realizan las pruebas para la aplicación de la pintura anti graffiti que el gobierno del distrito federal comparará para proteger los monumentos y edificios históricos. En entrevista con reforma en vivo, el funcionario explicó que aparte del graffiti, las plagas de animales como gatos, perros y palomas, así como los indigentes, causan daños a los monumentos históricos de esta capital, que tan solo en Cuauhtémoc alcanzan un total de 200 estructuras.
Pascual lavalle explicó que la pintura que se elegirá será probablemente una fabricada por la UNAM, que al parecer es la que menos tapa los poros de la piedra de los edificios históricos.
Aunque todavía no sabe donde se aplicará aseguró que con esa pintura el graffiti se eliminará con solo tallar el lugar donde se aplicó.
Mencionó que además, aparte de la limpieza diaria, la delegación tiene un programa de rescate de los monumentos más deteriorados, como es el caso del panteón de san Fernando, donde alrededor de 50 gatos se reproducían y con sus orines maltrataban lápidas desde el siglo XVIII.


Técnicas del graffiti

Rotuladores
En un principio valía cualquier cosa. Por ejemplo, en el nueva york antiguo, pray utilizaba una llave con la que rasgaba su nombre en los metales pintados (más tarde se descubriría que pray era una venerable anciana que se dedicaba a poner su nombre al más puro estilo writer).


Aerosoles
La técnica por excelencia del graffiti es el aerosol, el spray. Las razones son su convencionalismo, sus abundantes colores ya mezclados, su relativa limpieza, su fácil uso... Aunque todas estas ventajas de las que hoy gozan sus usuarios no son otra cosa que el fruto de la evolución de los primeros propelentes técnicamente muy pobres. Aunque nos ceñiremos más en concreto al caso español, cabe mencionar algunas de las marcas que se usaban en los inicios del writing en nueva york por su importancia: los genuinos krylon, los rust-oleum o los red-devil son los más destacados entre muchos otros (lucas, broma, utilac, etc).

Otros métodos
Por último mencionar otros elementos alternativos a estos dos como los rayadores (piedras o bujías) para cristales, destornilladores para chapas, rodillo y brochas con pintura plástica, ácidos que corroen el cristal de manera permanente o incluso tizas, velas. Llegando hasta la más tolerante de las nuevas tendencias: las pegatinas, carteles y demás intervenciones urbanas.